•   
  •   

Ahorrar no funciona, el secreto es preahorrar (Artículo)

Hace cuatro años abandoné un trabajo seguro y bien remunerado en McKinsey y monté una empresa de formación online. Hemos crecido hasta convertirnos en top player en cursos online de habilidades en España. Disfruto de un trabajo apasionante y paso mucho tiempo con mi familia y amigos. Pero hace cuatro años, mi empresa era solo un sueño. En aquella época, tres amigos y yo hablábamos continuamente de montar una empresa, comentábamos posibles oportunidades de negocio y nos animábamos unos a otros a dar el salto. Estábamos hartos de trabajar catorce horas al día y de no tener tiempo para nuestras familias y amigos. Pero al final del día, el único que hizo realidad su sueño fui yo.

Hoy en día estos tres amigos son directivos de éxito en empresas multinacionales. Se han comprado una enorme casa y mandan sus hijos a los mejores colegios y clubs deportivos. Eso sí, cuando nos reunimos a comer con nuestras parejas y niños, siguen quejándose de lo mismo, no tienen tiempo para sus familias, no ven crecer a sus hijos y trabajan un número de horas excesivo.

Me cuentan que les gustaría cambiar de vida, pero no pueden lanzarse y hacer realidad sus sueños. ¿Por qué? Porque aunque tienen un sueldo muy alto, tienen muy poca libertad financiera.

¿Qué es la libertad financiera?

Si hoy te fueras del trabajo, seguramente podrías aguantar un tiempo tirando de ahorros con tu nivel de vida actual. El número de meses que podrías aguantar es tu libertad financiera.

Antes de seguir leyendo, tómate 2 minutos para calcular tu liberad financiera. Primero, calcula cuánto dinero dispondrías si hoy mismo te fueras de tu trabajo. Escribe la cantidad en un papel. Toma en cuenta tus ahorros y el paro. No incluyas cosas como vender tu casa, el coche o similares, porque no son inmediatas y además reducen tu nivel de vida.

Después calcula tu nivel de gasto mensual (comida, ropa, alquiler, coche, hipoteca, colegios, etc). Una forma sencilla de calcularlo es mirar tu último mes. Tus ingresos del mes menos la cantidad que hayas ahorrado a final de mes, es tu gasto mensual. No te sorprenda si tu gasto mensual es igual a tus ingresos mensuales, es lo más habitual.

Tu libertad financiera (en meses) es el de dinero disponible si te vas del trabajo hoy dividido por tu gasto mensual.

Por ejemplo, si  el dinero disponible si te vas del trabajo hoy es 20.000 euros, y tu gasto mensual es 2.000 euros, entonces tu libertad financiera son 10 meses.

La libertad financiera es lo que te permite hacer realidad tus sueños

La principal razón que impide a la gente hacer realidad sus sueños no es la falta de ideas o de oportunidades, es tener poca libertad financiera.

Mis amigos, por ejemplo, son directivos y tienen sueldo de seis cifras. Y sin embargo ninguno de ellos podría aguantar su nivel de vida más de 6 meses si dejara su trabajo.

Todos ellos tienen buenas ideas de negocio y contactos, pero ninguno puede arriesgarse a dejar su trabajo. ¿Qué pasa si la cosa no funciona? ¿Quién va a pagar la hipoteca de su casa? ¿Y el colegio de los niños?

La razón por la que yo pude hacer realidad mi sueño y ellos no, es que durante varios meses me dediqué a construir mi libertad financiera. De forma que cuando llegó el momento de la verdad no tenía miedo a lanzarme. No porque fuera valiente, sino porque tenía un enorme colchón financiero debajo de mí para protegerme de la caída.

Por eso, el primer paso para lanzarte a hacer realidad tu sueño, sea al que sea (montar una empresa, crear una organización de ayuda al desarrollo, transformar tu hobby en una profesión), es construir tu colchón.

Lo recomendable es construir al menos una libertad financiera de tres años. Eso te permite poder lanzarte, equivocarte y corregir. Como sabes, la mayor parte de las organizaciones que triunfan no lo hacen exactamente como empezaron, han tenido que corregir para adaptarse al mercado. Además, un colchón así te ayuda a dormir tranquilo por las noches y estar 100% concentrado en hacer exitoso tu proyecto, y no en cómo pagar la siguiente factura de teléfono.

Déjame que te cuente un truco para aumentar rápidamente tu libertad financiera: preahorrar.

Ahorrar no funciona, el secreto es preahorrar

Posponer lo que nos da placer hoy para conseguir un placer mayor en el futuro requiere un gran esfuerzo de voluntad. En 1972, en la universidad de Stanford, realizaron un famoso experimento llamado "marshmallow experiment" que analizaba precisamente esto. A un niño se le metía en una habitación, se le ponía una chuchería delante, y se le explicaba que podía elegir entre tomarse la chuchería en ese momento, o bien esperar cinco minutos hasta que el investigador volviese a la habitación y entonces tomarse, no una chuchería, sino dos. Una ganancia enorme a cambio de sólo esperar unos pocos minutos. ¿Adivinas cuántos niños consiguieron esperar?

¡Sólo el 30%! Siete de cada diez niños no fueron capaces de esperar cinco minutos, se comieron la chuchería, y se quedaron sin la otra.

Dos características tan naturales del ser humano, la necesidad de tener más y la necesidad de tenerlo ahora mismo, son precisamente las que nos hacen tan difícil ahorrar y construir nuestra libertad financiera. Si no hacemos un gran esfuerzo de voluntad, por nuestra misma naturaleza tendemos a gastar lo máximo que nos permitan nuestros ingresos y así conseguir el máximo placer cuanto antes.

Por eso funciona tan bien el preahorro, lo que los americanos llaman "pay yourself first". Preahorrar consiste en pedirle a tu banco que todos los primeros de mes separe una parte de tu sueldo y la ponga automáticamente en una cuenta de ahorro. El truco es que como el dinero no te llega al bolsillo, no tienes que utilizar la voluntad para resistir la tentación de gastarlo. Ahorras automáticamente. Se trata de evitar que nos pongan la chuchería delante, porque una vez que esté ahí… ¡sabemos que será muy difícil resistirnos!

Una vez empiezas a preahorrar, construyes tu libertad financiera muy rápidamente y sin esfuerzo.

En mi caso, el primer mes que empecé a preahorrar me resultó bastante duro. Tuve que darme de baja del gimnasio y sobreviví a duras penas la última semana del mes. El segundo mes fue todo mucho más fácil, y al tercer mes ni me di cuenta que tenía menos dinero para gastar. Estaba claro que antes tenía muchos gastos "indispensables" que no lo eran tanto. Al año de empezar a preahorrar estaba tan impresionado con la cantidad que había conseguido que decidí duplicar la cantidad que preahorraba cada mes. Dieciséis meses después de empezar a preahorrar, fui capaz de crear el suficiente colchón financiero como para lanzarme a montar mi empresa.

Además de ayudarte a construir tu libertad financiera, preahorrar tiene grandes ventajas en el día a día:

  1. Vives sin estrés ni agobios de dinero. Di adiós al estrés laboral y a los agobios por no llegar a fin de mes. Da la bienvenida a tu yo descansado, tranquilo y dueño de su vida.
  2. Estás tranquilo sobre tu futuro. Seis de cada diez personas recelan de no tener una jubilación. Tú no serás uno de ellos. En tu jubilación disfrutarás de un nivel de vida envidiable.
  3. Trabajas por gusto, no por obligación. Olvídate de aguantar malos jefes o trabajos que te esclavizan. Puedes elegir un trabajo que te llene y olvidarte de la depresión del lunes por la mañana.
  4. Te proteges frente a problemas imprevistos. Tu libertad financiera es como un seguro que te protege ante cualquier problema que te ocurra (accidentes, enfermedades, etc).
  5. Pasas más tiempo con los que más quieres. Tú eres dueño de tu tiempo, puedes disfrutar más de tu familia y tus amigos.
  6. Aseguras una buena educación para tus hijos. Primero, puedes invertir en proporcionarles una educación  de calidad. Segundo, les educas para que ellos también gestionen bien el dinero en sus vidas, y sean más felices.
  7. Disfrutas de más vacaciones y tiempo de ocio. Puedes tomarte años sabáticos y disfrutar de más tiempo de ocio.
  8. Logras más éxito profesional. Puedes ser más tú mismo en el trabajo y eso se nota, tus resultados son mejores y progresas económicamente más rápido.

Para empezar a preahorrar hoy mismo

Empezar a preahorrar te tomará cinco minutos. Simplemente tienes que ir a tu oficina bancaria y pedir que cada principio de mes separen una parte de tu salario y la metan en una cuenta de ahorro. También puedes hacerlo por internet, configurando una transferencia periódica en tu cuenta.

Puedes preahorrar la cantidad que tu desees, según lo rápido que quieras construir tu libertad financiera. Si estás pensando algo así como "ahora me viene fatal, tengo un montón de gastos" o "es que con hijos es imposible, ya lo haré más adelante", no caigas en la tentación. Puedes empezar a preahorrar una cantidad pequeña y ver el resultado. Lo importante no es la cantidad, sino dar el primer paso.

Siete trucos más para construir tu libertad financiera

En estos vídeos te cuento siete trucos más para aumentar tu libertad financiera: www.preahorro.com


Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Autor

Luis Pita

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies