•   
  •   

Análisis Económico Know Square - Octubre de 2014

La noticia económica del mes de octubre, al margen de los vaivenes en los mercados, han sido sin duda los tests de estrés de la banca europea. Calificaríamos sus resultados de muy positivos, en particular para España.

Sobresaliente en los tests de estrés

Vayan algunas reflexiones al respecto.

1.    Las necesidades de capital conjuntas detectadas en el conjunto de la banca del área euro son muy bajas. Ascienden en el momento actual a 9.000 M€. Esto representa una cantidad mínima en contexto, en torno al 1% de los recursos propios de las entidades sometidas a examen.

2.    La banca española saca muy buena nota, por dos razones:

2.1.    La discrepancia entre las cuentas publicadas a cierre de 2013 y la revisión de las mismas efectuada por los inspectores del BCE es mínima. Según el AQR o revisión de calidad de los activos, realizada previamente al test de estrés y reveladora del nivel de convergencia entre el análisis del BCE y los datos presentados por los bancos, el ratio de capital1 computado por los bancos españoles apenas se ve reducido en 20 puntos básicos tras la revisión del BCE. Ello compara con una divergencia mediana2 entre los 130 bancos supervisados de 30 pb y media de 67 pb. Un mínimo ajuste, solo ligeramente inferior al de la banca francesa o alemana, pero desde luego muy por debajo del que ha necesitado la banca mediana italiana, belga, holandesa y austríaca. Por no hablar de las importantes discrepancias detectadas en bancos griegos y portugueses. La fiabilidad de las cuentas de los bancos españoles queda acreditada.

Incluimos a continuación los resultados del examen de calidad de los activos (AQR) en los diez mayores bancos del área euro3 y los seis mayores bancos españoles.

 

 

2.2.    España es también el país en que el deterioro en el escenario de estrés es más bajo: 120 pb, menos de la mitad de la mediana de todos los bancos analizados (320 pb) y menos de un cuarto de la media (519 pb). En el escenario adverso de las pruebas de resistencia, que asumen crecimientos negativos del PIB hasta 2016, el capital de los bancos españoles se muestra con la holgura suficiente para superar el umbral mínimo del 5,5% de Core Tier 1 sobre activos ponderados por riesgo que se determina como mínimo para evitar una ampliación de capital. La inmensa mayoría de las entidades españolas superan con amplitud ese mínimo, con niveles de capital -tras la aplicación del escenario adverso- comprendidos, por lo general, en un rango de entre el 8% y el 10%.

 

 

3.    Ninguno de los grandes bancos cotizados necesita capital, como se observa en el gráfico siguiente. Y, una vez más, a la cabeza en solvencia entre los integrantes del Euro Stoxx 50 están sus miembros españoles.

Por países, las mayores necesidades en relación con el tamaño de los bancos corresponden a Chipre y Grecia, seguidos a distancia por Portugal e Italia. Por bancos, las mayores necesidades en términos absolutos corresponden al italiano Monte dei Paschi di Siena (2.110 M€ requeridos), seguidos del griego Eurobank (1.760 M€).

Ello no evita la posibilidad de que voluntariamente acometan ampliaciones algunos bancos que quedan con capital más ajustado o que sufren mayor deterioro en el escenario de estrés, como pudiera ser el caso de Deutsche Bank. En Deutsche Bank si extrapolamos el fuerte deterioro experimentado en caso de estrés al ratio de apalancamiemto (core equity capital sobre activos totales, sin ponderar por su riesgo), no medido en estos tests, probablemente quedaría bajo el umbral mínimo del 3% exigido en 2019.

 

Datos de los diez mayores bancos del área euro y los seis mayores bancos españoles



Tenemos pues, a juicio de los inspectores del BCE, unos bancos bien capitalizados. Sin dudas sobre la solvencia, sin necesidad de ampliación de capital en ninguno de los grandes bancos, están sentadas las bases para que los bancos puedan libremente hacer aquello para lo que han sido constituidos: tomar prestado y, sobre todo, prestar.

Que la banca recupere un signo positivo en la concesión de créditos, aunque sea mínimo, es crucial para que la economía de la zona euro pueda escapar a una tercera recesión. Ahora falta que, además de oferta, haya demanda solvente de crédito. En cualquier caso, los tests han sido un importante paso adelante. Marcan de hecho el inicio de una supervisión bancaria única en Europa, donde todos los bancos se someterán a la misma inspección, independientemente de su nacionalidad.

Recordemos que la principal diferencia que separa a Europa de EE.UU. no son los desequilibrios macroeconómicos existentes (que de hecho son en EE.UU. más acusados que en Europa) ni la capacidad de sus empresas, ya que si el conjunto de la economía estadounidense exhibe un crecimiento superior, las grandes empresas de sectores comparables con perfil global registran un crecimiento similar en EE.UU. y Europa. No es tampoco sustancialmente distinta su política monetaria, ya que si la Fed ha tenido mayores potestades que el BCE, la actividad del BCE va aumentando mientras que la Fed retira ya sus estímulos, y sobre todo los tipos de interés están y seguirán bajos en ambas áreas. La mayor diferencia entre EE.UU. y la zona euro es la confianza en el funcionamiento en su sistema financiero, que remite a la confianza en un aspecto central del mismo como es la supervivencia de su moneda. El dólar es la primera divisa del mundo desde hace más de un siglo, mientras que el euro, con apenas quince años de existencia, va forjando su futuro a golpe de crisis, y de cesión de soberanía nacional. Tras la moneda única, tras la unión monetaria, ha llegado por fin la unión bancaria. Unión monetaria más unión bancaria es igual a unión financiera. Si le añadiéramos la unión fiscal y presupuestaria tendríamos ya, realmente, la unión económica en la zona euro. La crisis financiera nos ha hecho avanzar más en este aspecto que infinitud de tratados alcanzables en tiempos de calma.

Notas

1Ratio Core Tier 1 sobre activos ponderados por riesgo.

2La comparación con la mediana puede resultar más elocuente que la comparación con la media, al ser la mediana aquel valor que tiene tantos por encima como por debajo, mientras que la media puede venir condicionada por los valores extremos, al sumar todas las observaciones y dividir el resultado por el número de las mismas.

3Entre los diez mayores bancos de la UME se incluyen los españoles Santander, BBVA y Caixabank, a los que para proporcionar datos sobre los seis mayores españoles hemos añadido Bankia, Sabadell y Popular.

Gracias por su confianza.

Ofelia Marín-Lozano
Consejera Delegada
1962 Capital SICAV, S.A.


Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies