•   
  •   

El Bagaje del Emprendedor (Informe)

Afortunadamente disponemos en nuestro país de un buen número de personas, especialmente jóvenes, que desean emanciparse creando un negocio propio. De ello podemos dar fe de forma muy particular los miembros de SECOT. Da gusto recibir a estos emprendedores, que vienen a vernos cargados de ilusiones y sin miedo a introducirse en el mundo empresarial, como mínimo complejo y hoy en día especialmente difícil. Evidentemente la ilusión es básica para iniciar una nueva empresa. Sin este ingrediente esto...

¿ Cuál debería ser para cualquier emprendedor el bagaje mínimo a aportar?

Como tampoco hay que ir demasiado cargado en un viaje tan abrupto, al menos al principio, resumiría en pocas palabras el contenido imprescindible de dicho "equipaje":

- Información. Es sabido que sin información no se llega a ninguna parte. En este caso nos referimos a:

  • Máxima información sobre el producto y/ ó actividad, y aspectos inherentes al mismo ( técnicos, operativos, etc.)
  • Situación actual del sector en España y en el extranjero.
  • Datos detallados sobre nuestra competencia.

- Sentido común

- Saber empezar de forma prudente, con los mínimos elementos posibles, (asombra ver la cantidad de negocios que funcionan con un ordenador y un móvil), y medir con el máximo de prudencia los gastos a realizar, aunque dispongamos de capital "sobrado". La empresa puede tardar más de lo previsto en desarrollarse y en el peor de los casos, puede no resultar un buen negocio. Por ello, es básico invertir el mínimo hasta que se vea la marcha del mismo.

- No cambiar, a ser posible, una ocupación segura por un negocio que muy posiblemente será beneficioso en el futuro.Muchos negocios pueden iniciarse a "part time" especialmente si intervienen varios socios activos; en otros casos, si se trata de una pareja, es bueno que uno de los dos conserve su trabajo.

- Imaginación. Esta cualidad es, entre otros aspectos, muy importante como contraposición a la del sentido común. Si no podemos ó "debemos" permitirnos el lujo de tener un despacho propio hay que saber inventarnos otro más económico (oficinas compartidas, recibir en un hotel, etc.).La misma tónica es aplicable en lo que se refiere a viajes, operativa de ventas, publicidad, etc. También precisaremos de imaginación a la hora de sortear los escollos que se presenten en el camino, sean de tipo laboral, comercial ó de cualquier otro tipo. Por otra es evidente que la imaginación también es un factor básico a la hora de crear un producto, sistemas de fabricación, operativas, servicios añadidos, etc.

- Honestidad. Rasgo no muy nombrado actualmente en los negocios, pero que pensamos sigue siendo imprescindible. Con los clientes, porque no se puede vender la Torre Eiffel todos los días a la misma persona. Queremos y debemos fidelizar al cliente. Con nuestros socios y empresas del entorno, con los que vamos a colaborar largo tiempo. Y sobre todo, con nosotros mismos, lo cual no es muy frecuente. ¿Cuantas veces nos engañamos "escondiéndonos" o, mejor dicho quitando importancia posibles hechos o factores reales que de alguna manera dificultan la puesta en marcha de nuestro negocio?. Enfrentémonos primero con dichos temas a fin de poder seguir nuestras actividades sin que posteriormente surjan inevitablemente, corregidos y aumentados, en nuestro camino.

- Concreción. Sepamos ser concretos en nuestro objetivos y en la forma de desarrollarlos. Las mismas ideas iniciales que llevan a crear un negocio, a menudo llevan incorporadas una buena dosis de difusión." Y ya que voy a fabricar guantes, podría fabricar calcetines y bufandas y así vendería mucho más…" Cuidado con esta "amplitud de proyectos" pues al final podríamos acabar queriendo fabricar zapatos y sombreros, ó lo que es peor, sin recordar exactamente lo que queríamos fabricar al principio…

- Programación.Todo el mundo sabe que lo mejor para ir a un sitio es dar un paso después de otro, pero ello no se practica siempre al iniciar un negocio. A veces aparece el local "ideal" antes de saber si es rentable alquilarlo. En otros casos nos encontramos con un posible gran cliente, antes de saber exactamente como debemos escandallar los precios de nuestros productos. No se trata de despreciar clientes potenciales ni locales " perfectos", pero hay que tener muy en cuenta que sin una muy buena planificación previa a todos los niveles, difícilmente podremos mantener convenientemente a nuestros clientes ni sacar el máximo partido a un local, por muy idóneo que sea.

De ahí la importancia de desarrollar, antes que nada, un Plan de Empresa que canalice nuestro proyecto en una operativa detallada y posibilista.

Si bien más arriba hablamos de cualidades precisas para el emprendedor, diríamos que el Plan de Empresa es la herramienta más importante que precisamos para poner en marcha nuestra empresa.

No solo es básico para tener una perspectiva más clara en todos los sentidos del negocio que vamos a realizar y sus posibilidades, sino que es prácticamente imprescindible para obtener ayudas oficiales y/o créditos en condiciones especialmente ventajosas.


El Plan de Empresa se puede estructurar básicamente en los siguientes apartados:


1. Resumen del objetivo del negocio a crear

2. Persona emprendedora ó equipo fundador

3. Plan de marketing

4. Plan de producción y/ó operativo

5. Plan de organización

6. Plan jurídico- fiscal

7. Plan económico- financiero


- A través de la realización de este plan que, insistimos, consideramos imprescindible, obtenemos especialmente dos grandes herramientas para la consecución de nuestro proyecto:

- Mediante los apartados 2 al 6, al definir detalladamente nuestro proyecto, acostumbramos a incidir más a fondo en temas que posiblemente no hemos considerado con suficientemente amplitud; ello nos ayuda a prevenir mejor los pasos a dar.

- En cuanto al plan económico- financiero, nos permite ver si nuestro negocio es en principio viable económicamente y tener una guía que nos permita seguir mes a mes si nuestros objetivos económicos se cumplen, sin tener el riesgo de encontrarnos con "sorpresas" en un momento dado.

El Plan de Empresa sería en si mismo un tema del que tratar específicamente por lo que puede ser considerado más a fondo en otra ocasión.

Por otra parte, existen organismos y consultorías que ofrecen su apoyo al respecto al emprendedor.

Concretamente SECOT, voluntariado de seniors consultores, formado por directivos y ejecutivos en situación de prejubilados o jubilados que se mantienen en activo con su experiencia en la gestión empresarial, actualizada, está ofreciendo su apoyo en este sentido y otros similares, y de forma totalmente gratuita, a los nuevos emprendedores.

Así, y con la ayuda del contenido de nuestra mochila que nos habrá acompañado en todo momento, y con el soporte de un buen Plan de Empresa, podremos alcanzar sin grandes escollos la cumbre aspirada.

  

0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies