•   
  •   

Los 8 Hábitos del Líder (Nota Técnica)

¿Cómo llegué a este Modelo? Este Modelo lo tuve que concebir después de 20 años de experiencia de trabajar formando directivos. Tenía cantidad de carpetas, cantidad de ideas, de apuntes, etc. y tenía todo desintegrado, como muchas veces nosotros lo solemos tener: cosas por arriba, por abajo, por delante o por detrás. Entonces, tuve que hacer un esfuerzo de síntesis para integrar todo el conocimiento y decir, bueno ¿qué conclusiones sacaría yo de todo lo que he aprendido durante estos 20 años?

Y entonces lo cerré precisamente en un círculo, que es el Círculo del Líder (ver en "Documentación relacionada).

Es un Modelo en el que hay unos ejes de coordenadas, a la derecha están los aspectos duros del hard, a la izquierda están los aspectos blandos del soft, arriba están los Clientes externos y abajo los Colaboradores internos. De tal manera que resultan cuatro cuadrantes: el cuadrante que corresponde a los Clientes y a los aspectos duros es el cuadrante racional, el cuadrante del euro, el cuadrante económico; el cuadrante que está inmediatamente debajo, que corresponde al hard y a los aspectos de los colaboradores, es el triángulo que representa la estabilidad de la pirámide. Es necesario que en la empresa haya estabilidad, que la gente se sienta arraigada, que no ande perdida. El cuadrante de la izquierda, que corresponde a los aspectos blandos y de los colaboradores, es el cuadrante de las personas. Hay que tener en cuenta la dignidad de la persona. Y por último el cuarto cuadrante de arriba de la izquierda, que es el de los aspectos blandos y de los Clientes externos, es el cuadrante del cambio.

Ahí está dibujada una especie de churro que es una ameba, para dar una idea de cambio. Bien, pues en cada uno de estos cuatro cuadrantes detecté que había dos hábitos fundamentales y que esos hábitos los tenían interiorizados todos los buenos líderes. Y voy a comentar brevemente cada uno de los 8, para que ustedes capten la esencia del modelo:

El primer hábito del cuadrante racional es el Hábito de la Gestión de la Información. Por ejemplo, imagínense un quirófano en una operación de oncología complicada, el líder es el cirujano, luego hay un anestesista, hay un anatomopatólogo, unos instrumentistas, unos enfermeros especializados, etc. y hay un paciente al que hay que salvar la vida y que hay que operar. El anestesista toma la decisión él solo de la anestesia que hay que poner porque el cirujano no sabe. Cuando un jefe tiene un colaborador que no sabe mucho mas que él de muchas cosas no le sirve hoy día. Entonces el anestesista toma la decisión de la anestesia. Y tiene la obligación de informar al cirujano y el cirujano, a su vez, de informarle a él y aquí se ve que la información es responsabilidad, la información no es poder. En una empresa es idéntico; nadie se va a morir pero los costos ocultos de coordinación interna se disparan. El primer hábito, es el hábito de la Gestión de la Información, que tiene muchas consideraciones; la consideración de la sobrecarga tan tremenda de información, que es necesario sintetizar, la necesidad de captar información del entorno, que es la difícil, porque la información interna generalmente se tiene, y una serie de consideraciones más. Información es Responsabilidad.

El segundo hábito es el Hábito de la Estrategia de Servicio. Estrategia significa acoplamiento. Una empresa tiene una buena estrategia cuando acopla los puntos fuertes y débiles internos con las oportunidades y amenazas externas, cuando ese acoplamiento es bueno, la estrategia es buena. Aquí solamente decir, por decir algo, que es fundamental una estrategia que tenga en cuenta el corto, el medio y el largo plazo. ¿Por qué? El corto plazo significa dinero y el largo plazo y el medio significa persona. Cuando se tiene en cuenta el corto, el medio y el largo plazo se tiene en cuenta el dinero y la persona que son dos aspectos necesarios e irrenunciables.

El tercer hábito es el Hábito de las Prioridades y de la Preparación. Estamos en un mundo muy complicado y es fundamental que cada uno de ustedes piense por sí mismo, y perdón por la redundancia, en cuáles son sus propias prioridades. El otro día estuve trabajando en una empresa, había un conjunto de directores provinciales, y en principio parece que la problemática era para todos la misma, y no es la misma. La problemática de un director provincial es tener que introducir un nuevo producto, la del otro crear un nuevo mercado, la de otro mejorar las tecnologías de la información, la de otro cerrar un centro y abrir otro, pero nadie puede llevar las cuatro a la vez, cada uno tiene que pensar en cuáles son sus prioridades y centrarse sobre esas, una o dos y no meter luego veinte más, que es lo que solemos hacer. Ese es el hábito, el de las Prioridades y la Preparación, de organizarse uno a si mismo para poder organizar a los demás, que es el cuarto hábito.

El Hábito de la Delegación: la delegación es el hábito del establecimiento de la autoridad, por cierto, porque en las empresas hoy día parece que ya no se habla de la autoridad, pero es necesaria, es imprescindible para que la gente pueda trabajar con libertad y cuando la autoridad se ejerce muy bien, que es liderazgo, la gente trabaja con libertad y sin interferirse unos con otros. Este cuarto hábito del Desarrollo y la Delegación es el hábito que abre la puerta para la formación de líderes. Sin una buena delegación de la autoridad y sin un buen estudio de la autoridad y la responsabilidad todo el tema del liderazgo es un rollo.

Pasando de cuadrante, el cuadrante de las personas, el quinto hábito, el más difícil de todos, el de la Madurez y Autoconocimiento. Madurez significa la capacidad que tiene una persona para darse cuenta de cómo son las cosas en realidad. Una persona que tenga la cabeza llega de pájaros ve la realidad muy deformada. Para ver las cosas como son hace falta conocerse a sí mismo, por eso está ligado al hábito del autoconocimiento. Exige una buena dosis de resistencia a la frustración, quien se frustra con facilidad tiene un problema serio de autoimagen y de madurez y tiene un problema serio con todos los demás hábitos. En fin, es el hábito más difícil. Y es el hábito que los colaboradores estiman que los jefes tienen más escaso.

El sexto habito, el Hábito de la Comunicación y el Trabajo en equipo. Aquí se podría decir tanto...pero solamente voy a hacer una pregunta: ¿A qué tiene usted que estar dispuesto para comunicarse bien con otro? Sólo esta pregunta tan sencilla...piénselo. A qué tiene que estar dispuesto ¿a escuchar? ¿A ponerse en su lugar? A mucho más...tiene usted que estar dispuesto a modificar su propio comportamiento y esto también es aplicable en un matrimonio, a un grupo de amigos...quien no está dispuesto a modificar su propio comportamiento no esta dispuesto a comunicarse.

Entrando en el séptimo hábito, el Hábito del Aprendizaje y el Conocimiento. Estamos en un mundo de los conocimientos. Yo aquí diría dos cosas: Es importante, por ejemplo, que un financiero aprenda a hacer mejor lo que ya hace bien, que profundice en el mundo de la finanzas, eso por una parte, pero por otra parte también es importante que entienda cómo ven el mundo los de marketing, entonces ahí hace falta un doble planteamiento y hace falta un plan de trabajo. Yo, un servidor de ustedes, tengo 64 años y tengo mi plan de estudio, y lo voy llevando con mis objetivos y lo voy logrando pero es una cosa que no acaba nunca, nadie pasamos de ser un mal aprendiz.

Y por último el octavo hábito, el de la Innovación y el Cambio. El otro día estuve en una empresa que tiene fábricas en la Cornisa Cantábrica que suministran productos volátiles para cementeras. Se trata de una empresa que ha ganando muchísimo dinero durante 24 años. Fuimos a verla un ingeniero de minas, que es un experto en la tecnología de esas fábricas, junto conmigo. La logística había envejecido, toda la producción era un sistema tecnológico ya anticuado. Los costos ocultos eran muy altos y empresas competidoras de los países del este están vendiendo esos productos con una calidad mejor y a un precio mucho más bajo. Las personas que están trabajando rondaban los 60 años. ¿Qué solución tiene? Respuesta: ¡No tiene! ¿Por qué? Porque ha faltado innovación, cambio continuos. Y cuando eso no se da, gente inocente acaba pagando el pato. Y además, uno mira, y mucha gente competente pasó y se fue.

Bien estos son los 8 Hábitos, como ven ustedes hay que equilibrar la estabilidad, el triángulo con el cambio, y hacen falta las dos manos, y cuando se tiene en cuenta a uno y se olvida del otro, mal van las cosas. Y hay que tener en cuenta la necesidad de ganar dinero y la persona, de ese desequilibrio diagonal entre el primer cuadrante y el tercero, de ese desequilibrio surgen todos los fracasos humanos.


Jose María Cardona Labarga

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Comments (1)

  • Anonymous

    Anonymous

    09 Junio 2008 at 13:44 | #

    Sencillo de entender, bien estructurado, se nota la experiencia y la calidad del autor. Es un gran modelo. Puede ahorrar la lectura de infinitos libros de management.

    reply

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies