•   
  •   

XXII Encuentro de las Telecomunicaciones (Nota Técnica)

El Lema del año fue "Hacia un nuevo ecosistema". El Encuentro fue un agudo contraste entre la imaginación y la situación cotidiana. El zettabyte se adueñó de la escena desde el principio. En 2011 manejaremos ya esa cantidad de información, un millón de millones de los gigabytes con los que nos codeamos ahora en cualquier PC. Por otro lado, cómo hacer que nuestros Ayuntamientos no le pongan trabas a la instalación de antenas, lucir la digitalización de la TV en nuestra Soria o resolver los primeros pasos para el despliegue de redes de fibra óptica, muerden en la rabiosa actualidad de este sector en España. Entre ambos extremos se extiende un mundo poblado por visionarios junto a peleones fajados en el mercado que vienen a ver cómo va "lo mío". Ocasionalmente alguien cumple los dos papeles La política del sector El Ministro de Industria inauguró el Encuentro desempaquetando un repertorio de medidas pasadas o inmediatas: El nuevo Reglamento Radioeléctrico, la extensión del móvil a las zonas rurales, la implantación de la TDT en Soria, una nueva banda de frecuencias para servicios móviles, la extensión del servicio dentro del Metro, una Carta de Derechos del Usuario de Telecomunicaciones, y Planes variados: El e-confianza, el Avanza Dos, el Avanza 55+ , el Internet sin barreras y el Programa Préstamo TIC para PYMES. Sin olvidar que “la modernidad y la innovación pasan necesariamente por las TIC”.  Su Secretario de Estado lo clausuró reiterando alguna de estas acciones y mencionando otras igualmente inmediatas: Creación de dos Observatorios del sector, uno de calidad y otro general; plan de redes de fibra óptica, pero sólo en los tramos troncales que son los fáciles; fomentar el uso de las TIC por parte de las Administraciones en su relación con los ciudadanos y evitar que una parte importante de la población siga de espaldas a las posibilidades de los medios nuevos. La protección del usuario en estos servicios que tantas reclamaciones generan será también mejorada. El Ministro de Industria y su Secretario de Estado saben bien lo que deben decir en este Encuentro, como saben lo que  no conviene. Desde luego, no es su papel dibujar visiones antes de que puedan acercarse al compromiso de realización. Quizá lo más significativo para los participantes sea su propia presencia como reconocimiento de la importancia del sector. Para los periodistas que cubren los Encuentros cazar un titular es más fácil en el terreno de las medidas concretas y dar titulares viene en el oficio del político gestor, pero las medidas que suelen anunciarse aquí se han presentado antes y se han valorado con los agentes interesados, que precisamente participan en los Encuentros. Grandes visiones y pequeñas debilidades Parece que todos esperan de Telefónica que comience dibujando aquella visión general que pueda orientar la marcha de todos. Julio Linares evocó las nuevas aplicaciones que apuntan: Comunicaciones fijas y móviles por fin confundidas, mezcla completa de voz y datos que siguen creciendo vertiginosamente, pero ahora acompañados por imágenes que exigen aún mucha más capacidad de almacenamiento y  de transmisión que los anteriores. Para 2011 circularán por nuestras redes dos zettabytes, y tendremos que responder a esas necesidades. La fibra óptica hasta el equipo del usuario ya urge. 250.000 millones de euros harán falta en la UE para su despliegue completo, a un ritmo 5 veces mayor que el actual. Tardaremos  20 años en alcanzarlo, pero de ello depende el crecimiento del PIB, de la productividad y del empleo en Europa. Que la política sectorial y la regulación estimulen, pidió. Punto sensible. El Presidente de la CMT marcó nítidamente las líneas que seguirá la regulación sectorial. Intervención mínima, ningún obstáculo a la innovación, y remoción de trabas ya indebidas para la creación de redes de nueva generación. Encontrarán ambiente favorable quienes estén dispuestos a innovar e invertir, con pocas condiciones que puedan violentar su propia visión del negocio. Reconociendo, sin embargo, el cuello de botella que representan las zanjas y canalizaciones para todos, recuerda la capacidad que tienen las que existen ya cuando se usan para los cables nuevos de fibra óptica en lugar de los antiguos cables de cobre, y ve clara la posibilidad de regular su uso sin distorsionar en exceso los estímulos de inversión de ninguno de los operadores. El punto sensible bien tratado, en mi opinión. Dos grandes operadores españoles, Vodafone y Orange, no están conformes con la posición de la CMT. Exponen unas visiones de futuro brillantes, en las que resalta la necesidad de responder, anticipándose, a cualquier necesidad del cliente, que no sabe ni debe distinguir entre unos u otros operadores, redes, servicios, tecnologías o equipos terminales. Con enfoques algo diferentes, vienen a corroborar la visión de futuro de Telefónica. Hay que multiplicar la capacidad. Sin embargo a ambos les prende la inquietud inmediata, la posibilidad de que Telefónica deje de estar refrenada en sus impulsos inversores y les haga más difícil la vida en lo inmediato. En el caso de Vodafone, porque si llega pronto la fibra óptica a los edificios desmerecen las posibilidades de adueñarse de ese terreno mediante soluciones de radio que penetren más que las actuales en el interior. En el caso de Orange, tras un planteamiento de futuro bien ambicioso (”Multimedia everywhere”) pide el mantenimiento “sine die” de las restricciones a la acción de Telefónica, que sólo debería estar autorizada a lanzar nuevas iniciativas si previamente se la obliga a facilitar de lo suyo lo que pidan sus competidores para replicarlas.  Ese es de nuevo el punto sensible desvelado desde dos perspectivas diferentes. Por un lado, la de Vodafone,  un operador bien establecido, con mucho éxito en España y en el mundo, pero especializado en móviles y, consecuentemente, muy apegado a las tecnologías de radio, más baratas que la fibra. No quiere fibra propia pero teme a la fibra del competidor, podría ser su posición. Pide que se lo frenen. Por otro lado la de un operador, Orange, filial de France Telecom cuyas visiones amplias asume sin duda. Pero France Telecom en su territorio es el “incumbente”, como Telefónica en España, y ambos tienen visiones parecidas, mientras que Orange opera como competidor aquí, con unas pautas y criterios en el día a día que, a mi juicio, se despegan completamente de la ambición que caracteriza a un “incumbente” para atacarse a un modelo de seguidor cuya supervivencia debe facilitarla una regulación más intervencionista.  Hubiera sido interesante el punto de vista de un operador distinto y especialmente ambicioso, ONO, nuevo entrante pero volcado hacia  servicios de elevado débito informativo, como la televisión con gran número de canales, asumiendo el riesgo de inversión masiva en redes propias de alta capacidad, pero no se pronunció en este Encuentro. Problemas en busca de soluciones Jesús Banegas, el gran organizador de estos Encuentros, nos situó ante la triple crisis que padecemos y ante nuestras debilidades frente a otros países: Innovación escasa, productos que no se pueden exportar porque no interesan a nadie, un 34% más de consumo de energía por PIB que Alemania, unas emisiones de CO2 sin embridar.  It’s the TIC, stupid! La gran oportunidad está en el aprovechamiento temprano e imaginativo de las TIC favorecidas por el potencial de nuestro idioma en el ecosistema nuevo. I+D+i hasta cansarse es una recomendación magnífica. Educación y más educación, protección de la propiedad intelectual y despliegue de redes de alta capacidad son requisitos indispensables.  A necesidades concretas se refirió el profesor Van Hentenryck, de la Brown University. Su tópico fue la optimización de funciones muy complejas, tan necesitadas de cantidades masivas de datos como de algoritmos potentes de tratamiento para ayudar a una gestión optimizada en tiempo real: Flotas de vehículos para transportes impredecibles, actuaciones frente a catástrofes, etc. Hace falta un sistema integrado que capte, comunique y relacione los datos procedentes de orígenes muy diversos, con una velocidad muy superior a las actuales. Ese nuevo sistema puede ser parte del más amplio que constituya el soporte del nuevo ecosistema, cuyo diseño debiera incorporar las exigencias de estas complejas funciones optimizadas. La voz ya es móvil e Internet comienza a serlo por iniciativa del usuario, dijo Marieta del Rivero de Nokia. Hacen falta redes de la tercera generación y media de móviles, facilidades de navegación, tarifas sencillas y contenidos atractivos. Probablemente ya se puede ofrecer todo, pero a unos precios que los usuarios no están dispuestos a pagar. Hay que conseguirlo. En parecido sentido se pronunció Mika Vehviläinen, de Nokia-Siemens. Soluciones anticipadas Según María Garaña, de Microsoft, mezclar software y servicios para distribuirlos entre equipos de usuario y la red abrirá la posibilidad de buscar ingresos por cuatro vías diferentes: el abono y el uso como se hiciera siempre en las telecomunicaciones, las licencias o la compra de terminales como en los PC’s, y la publicidad.  Es posible ya ofrecer al usuario todas las capacidades de comunicación en un solo acceso, fijo, móvil, para Internet o para TV, en su casa o en su trabajo. Un buen software decidirá en cada momento qué necesita el usuario, y pasará de una a otra situación sin darse cuenta y sin que nadie tenga que hacer nada. (Javier Santos de Siemens Comunicaciones Empresariales) Respaldar el empuje de las redes sociales (Web 2.0), aplicar las ventajas particulares de los satélites para la difusión de contenidos y para la localización de personas y cosas, usar mejor las redes privadas como TETRA, o aprovechar el “crow sourcing” dando cauce a las aportaciones gratuitas de gentes que las vierten en Internet, componen un amplio repertorio de posibilidades presentadas por varios ponentes que están ya a la espera de su “killer application”. Comentarios personales En este sector las posibilidades son tan abundantes que resultan menos noticia que las carencias, pero las soluciones dominan absolutamente el panorama. Hay soluciones sin cuento, de capacidad prácticamente ilimitada para las necesidades de hoy, pero que se ven capaces de despertar la avidez, natural en nosotros, de acumular información y de estar informado que tampoco tiene límites. La era del zettabyte. Quien mejor expresó cómo avanza este negocio fue Santiago Cortés, de Hewlett Packard, diciendo que el futuro no hay que predecirlo, sino construirlo. Eso se hizo siempre en las TIC. La exhuberancia de la oferta pasma, pero ante una demanda que no existe hasta que la suscita la oferta, la percepción del valor de las TIC en los mercados es escasa. Gratuidad en Radio y TV, y en Internet, son características únicas de este sector. Hay una disociación algo mayor entre la economía financiera y la real en este sector que en otros con subyacentes más tangibles. Pueden vivir vidas más desacopladas. Hubo una burbuja de las punto-com que tuvo como fundamento la falta de armonía entre los valores de las mismas empresas en la economía financiera y en la real. Hoy siguen sus efectos en forma de desconfianza de los financieros hacia estos negocios. Dos empresarios españoles especialmente brillantes se han dolido en este Encuentro de la falta de respaldo financiero a sus empeños en nuestro país.  Pero si no destacamos aún por fe en nuestra capacidad para desarrollar productos, no es mala nuestra predisposición a usar nuevas aplicaciones que demuestren su utilidad. Tenemos excelentes reguladores, operadores y usuarios, y creo que podemos avanzar sin perder pulso con beneficios en todos los aspectos de nuestra sociedad.  José María Vázquez Quintana 11 de setiembre de 2008  
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies