•   
  •   

Cuando la carrera presidencial y la espacial son todo uno - Artículo

Estados Unidos se encuentra en plena campaña presidencial. Los debates electorales son constantes y muchos son los temas tratados, pero quizás uno que más sorprenda sea el del espacio exterior. ¿Por qué interesa tanto a los futuros candidatos hablar de la carrera espacial? La respuesta es que allí está el futuro. Controlar el espacio exterior significa no sólo controlar el ciberespacio y con ello todas las comunicaciones planetarias existentes, sino también implica asegurar el provenir de la nación. El calentamiento global y otros desastres naturales recuerdan que los recursos no son finitos y avisan de la precariedad de la Tierra. La vida futura no está garantizada y ya se habla de la “colonización espacial”. De ahí la importancia de tratar un tema que puede suponer la supervivencia de la especie humana.

El control de los satélites que circulan alrededor de la Tierra, supone manejar el tráfico de información que se articula a nivel planetario. Ese flujo de datos se traduce en poder y a su vez en control. Y es que la información en el siglo XXI es el arma más preciada, ejemplo de ello, fue el escándalo que sacudió hace algunos meses a Estados Unidos por su supuesto espionaje a líderes internacionales, por parte de la NSA. Conocer de antemano las decisiones que tomarán otros, hoy más que nunca, donde la inmediatez es imprescindible, supone colocarse en una situación privilegiada. ¿Por qué Hillary Clinton tuvo que pedir perdón, en plena campaña electoral, por emplear su móvil privado como medio de comunicación cuando era Secretaria de Estado? Porque puso en peligro esa supuesta soberanía estadounidense al vulnerar la información de la que disponía, ya que no estaba respetando los canales oficiales protegidos. Los ciberataques entre naciones, o más bien la ciberguerra es ya un hecho. No es una guerra que se libre en un frente, sino que es algo que se libra en la lejanía a través de un ordenador. En un mundo hiperconectado, cualquier ataque supone una vulnerabilidad que podría paralizar un país. Protegerse ante este hecho, supone una prioridad y “dejar al descubierto”, como hizo la señora Clinton, información confidencial, supuso un peligro para Estados Unidos. Por ello, no debe tomarse a la ligera el control de estos satélites y de la información que proporcionan, ya que también permiten, aparte de manejar datos, protegerse ante posibles ataques terroristas y operar a distancia (con el uso de drones) en conflictos muy alejados de su territorio, sin la necesidad de desplazar un contingente de soldados.

Las guerras ya se libran de otra forma y sobre todo a través de otros canales, como es el espacio. Pero esto no es nuevo, ya con Ronald Reagan en el poder se habló de la era de la “guerra de las galaxias”. El Presidente, temeroso del poderío soviético, centraba su interés -y el presupuesto estadounidense- en la llamada iniciativa de Defensa Estratégica (SDIO) cuyo objetivo era defender Estados Unidos contra un ataque nuclear con armas balísticas estratégicas. Dado que fue en la misma época que el estreno de la película de George Lucas del mismo nombre, la prensa apodó a esta iniciativa de la misma forma ante lo desmesurado de la medida, ya que Reagan buscaba crear un escudo antimisiles al estilo de dicha película -quizás sus lazos con el cine en su época de actor, influyeran en su decisión-. La firma de los tratados START entre ambas naciones, propició el final de la Destrucción Mutua Asegurada y dio pie al inicio del Glasnost y la caída del Muro.

Sin embargo, este interés por mirar hacia el cielo, no es algo que comenzara con Reagan. Ya tras la Segunda Guerra Mundial, el hombre buscó en las estrellas una forma de ir más allá. La carrera espacial, significaba llevar a la Humanidad hacia lo inexplorado. Fue -y es- una lucha de poder, de llegar a donde nadie había llegado antes y de demostrar quién tenía la verdadera supremacía. Pero lo que aconteció en la Guerra Fría, no fue solo un enfrentamiento de peso entre dos gigantes, Estados Unidos y la Unión Soviética, sino una lucha entre valores e ideales, del comunismo frente al liberalismo. Esta rivalidad entre ideologías, determinó las estrategias que se llevaron a cabo y la manera en la cual se desarrolló la conquista del espacio.

Curioso es descubrir que pese a estar mucho más preparada que otros astronautas, ser una piloto experimentada y con mayor número de horas, y demostrar tener una mayor capacidad y resistencia para el aislamiento, Jerrie Cobb y otras 12 candidatas fueron descartadas por ser mujeres en 19591. Su contratación y permiso de vuelo para cualquier misión, hubiera supuesto romper el molde de ama de casa típica impuesto por la sociedad americana de la época. Suponía una ruptura de ideales que implicaba “empañar” la imagen que había de la patria estadounidense hacia el exterior. Este pensamiento, impulsaría que la URSS se coronara como la primera nación en llevar a una mujer al espacio. El hecho que Estados Unidos primara su “imagen externa” frente a su capacidad real de contar con un equipo más preparado de mujeres, permitió que Valentina Vladímirovna Tereshkova pasara a los anales de la Historia como la primera mujer en volar al espacio exterior en 1963 y no Cobb.

Al margen de esto, sin lugar a dudas, el espacio se ha convertido en fuente de disputa. La irrupción de numerosos centros de estudios espaciales lo demuestra, y es que la lucha continúa. Ahora se han unido los chinos y los europeos, pero tampoco hay que olvidar a los indios que ya han lanzado sus cohetes desde la Organización India de Investigación Espacial (ISRO). La ideología de valores ha dado paso a una realidad, la de asegurar el futuro porvenir de sus sociedades. La Tierra está convirtiéndose en un producto finito, la superpoblación, la deforestación, el calentamiento global y el desabastecimiento serán parte del futuro de la Humanidad, por ello más que nunca es necesario mirar hacia las estrellas en búsqueda de recursos nuevos que aseguren el porvenir de los hombres. Con el descubrimiento de agua en Marte, comienza una nueva carrera espacial. Explorar el planeta rojo en búsqueda de recursos hídricos ya es parte del pasado, ahora el objetivo se centra en establecer pequeñas comunidades que sirvan como primer asentamiento humano fuera de la Tierra, pero ¿quién será el primero en conseguirlo? De ahí el interés de Estados Unidos y de muchos otros de investigar en esta área.

Cierto es que la carrera espacial fue un ejemplo de “gloria nacional” y de reflejo de idearios políticos que además a día de hoy permite controlar el tráfico de datos y frenar los ciberataques, pero parece que el espacio exterior se ha convertido en una de las pocas soluciones que asegurarán la supervivencia de la especie humana. Si bien los presidentes americanos vieron en las estrellas una forma de ensalzar su popularidad y la de Estados Unidos, hoy el debate se centra ya no sólo en seguir manteniendo su supremacía mundial pero a la vez la de garantizar su estabilidad futura.

 

Para mayor información sobre el tema consultar las siguientes fuentes:

 

“How the 2016 presidential candidates prioritize space exploration”. Brookings Institution. http://www.brookings.edu/blogs/techtank/posts/2015/08/04-2016-candidates-space-exploration

“Dimensión Estratégica del Espacio Exterior”. Instituto Español de Estudios Estratégicos. http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_marco/2011/DIEEEM13-2011DimensionEstrategicaEspacioExterior_RosarioFG.pdf

“How Space Exploration Propels Scientific Discovery, Tourism, Mining, and the Economy”. Brookings Institution. http://www.brookings.edu/blogs/techtank/posts/2014/05/13-space-exploration-west

“El sector espacial en España. Evolución y perspectivas”. Instituto Español de Estudios Estratégicos.  http://www.ieee.es/documentos/cuadernos-de-estrategia/detalle/Cuaderno_170.html

“Challenges at the Intersection of Cyber Security and Space Security: Country and International Institution Perspectives”. Chatham House. https://www.chathamhouse.org/publication/challenges-intersection-cyber-security-and-space-security-country-and-international

Vídeo sobre “La urgencia de la lucha contra el cambio climático”. Real Instituto Elcano. http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/web/rielcano_es/prensavista?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/prensa/notas/cop21-urgencia-lucha-cambio-climatico

 

Nota

1FRENI, P. “Space for Women”. 2002. Seven Lock Press.

 

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies