•   
  •   

Homo Deus - Reseña del libro de Yuval Noah Harari - Finalista Premio Know Square 2016

Es conocido el interés de Bill Gates por la gran narrativa histórica o historiografía longue durée. De hecho ha financiado el Big History Project, que tiene por objetivo fomentar el interés de la juventud en intentar comprender de manera unificada la historia del Cosmos, la Tierra, la evolución humana y la humanidad. Parece lógico por tanto que al igual que en el caso de Mark Zuckerberg o de Barack Obama, Harari sea uno de sus autores de referencia.

El Big History Project

Yuval Noah Harari es un joven catedrático de la Universidad Hebrea de Jerusalén que ha alcanzado recientemente reconocimiento mundial, gracias a un curso sobre la actividad humana en el planeta que nadie más en la facultad quiso impartir. Del mismo surgió su libro Sapiens, de animales a dioses – Una breve historia de la humanidad, traducido a 40 idiomas y con más de un millón de ejemplares vendidos, y posteriormente su secuela Homo Deus, breve historia del mañana.

Los órdenes imaginados

Probablemente el elemento esencial que Harari sostiene en Sapiens es que la clave que ha concedido al hombre todo su poder ha sido su capacidad para creer en órdenes imaginados (o redes intersubjetivas de sentido). Ficciones como el dinero, los imperios o las religiones, nos han permitido cooperar en gran número de forma flexible y efectiva.

Esta capacidad la obtuvimos en la primera gran revolución de la historia de la humanidad, la revolución cognitiva, hace entre 70.000 y 30.000 años, con la aparición de nuevas formas de pensar y comunicarnos. No somos la única especie animal con un lenguaje que nos permite comunicarnos de forma compleja, pero nuestro lenguaje es extremadamente flexible. Además de facilitarnos la comunicación sobre los peligros que nos acechan o sobre dónde está el alimento, nuestro lenguaje fue evolucionando desde el chismorreo necesario para construir relaciones sociales complejas hasta la abstracción. Es esta capacidad de hablar de (y creer en) cosas que no existen en la realidad material, la que permitió al sapiens elaborar dichos órdenes imaginados.

En la secuela de Sapiens, -Homo Deus-, Harari enfrenta el principal orden imaginado actual, el humanismo liberal (la más importante de todas las religiones) a sus contradicciones. A diferencia de las leyes físicas, todo orden creado por el hombre está repleto de contradicciones internas. Las culturas intentan constantemente reconciliar dichas contradicciones y este proceso impulsa el cambio.

Crisis del orden imaginado vigente

En el humanismo liberal el valor supremo es el individuo. En palabras de Harari, para el humanismo liberal cada ser humano es un rayo de luz singular que ilumina el mundo desde una perspectiva diferente y añade color, profundidad y sentido al universo. Pero la ciencia y la tecnología están socavando el concepto de individuo. 

Para Harari el alma no deja de ser otro concepto abstracto imaginado en la mente del hombre y por tanto no puede justificar por sí misma el valor del individuo. Tampoco considera que la consciencia sea algo que trascienda a los algoritmos bioquímicos que procesa el cerebro (¿qué ocurre en la mente que no ocurra en el cerebro?). Defiende que el libre albedrío no existe: la acción humana es determinista o aleatoria, pero no libre. La manipulación genética, la integración de estructuras orgánicas e inorgánicas (ciborgs) y la inteligencia artificial están igualmente diluyendo el concepto de individuo tal y como lo conocemos. Para Harari, la vida del hombre realmente carece de un sentido trascendental.

Aunque inicialmente podría parecer optimista o incluso triunfalista (la humanidad ha vencido a la muerte, a la enfermedad, al hambre y ha logrado la paz y la felicidad globales), en realidad Harari es más bien pesimista respecto de los escenarios a los que nos pude llevar la crisis de nuestro actual orden imaginado. Los sapiens parece que han aceptado la pérdida de sentido a cambio de poder.

El autor nos recuerda que no hay justicia en la historia, que ésta no avanza obligatoriamente hacia un estadio mejor que el actual, que es discutible que seamos más felices que nuestros antepasados, y que podemos ser sumamente crueles como especie, como lo fuimos con la esclavitud o lo somos actualmente con el resto de animales. 

En un escenario post-humanista, si la tecnología abre la posibilidad de vencer a la muerte y crear super-hombres con capacidades inimaginables… ¿serán esas capacidades accesibles para todos por igual? Si sólo unos pocos, los más pudientes, acceden a las mismas ¿cómo tratarán al resto? Y tal vez no sea sólo cuestión de la voluntad de una casta superior, sino de las impersonales dinámicas de mercado: ¿serán los homo sapiens irrelevantes económicamente? Incluso con capacidades mejoradas, ¿seremos controlados por algoritmos electrónicos?

El nuevo orden imaginado emergente

Harari apunta al dataismo como el orden imaginario emergente que pretende superar al humanismo liberal y que promete una única teoría global que unifique todas las disciplinas científicas.

En el dataismo el valor supremo no es el individuo, sino la contribución de cualquier fenómeno al flujo de datos universal. Desde esta perspectiva concibe al hombre como un elemento más de la cadena de procesamiento de información del universo, que será superado en breve por los algoritmos informáticos y la inteligencia artificial, pasando por tanto a ser irrelevante y prescindible.

Conclusión

Realmente los conceptos fundamentales expuestos en Homo Deus estaban ya claramente presentes en Sapiens. ¿Por qué escribir entonces una secuela? Porque la historia es un sistema caótico de nivel dos. Como nos explica Harari, el caos de nivel uno -como el tiempo meteorológico- no reacciona a las predicciones que hacemos sobre él. Por el contrario, un sistema caótico de nivel dos, como la historia, sí reacciona ante las predicciones. Y eso es lo que Harari pretende lograr con este libro: influir en la construcción del futuro abriendo nuevas perspectivas al debate.

El reto para las próximas generaciones es realmente descomunal. El gran poder que ha adquirido el homo sapiens nos abre enormes oportunidades a la vez que amenaza a nuestra especie y a la biosfera. Probablemente Bill Gates acierta de nuevo al tratar de preparar a las próximas generaciones para enfrentar este reto.

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies