•   
  •   

Ilusionar en tiempos difíciles. Historias de supervivencia, entre tigres y gacelas (Artículo 3 de 4)

Esopo tiene una fábula estupenda sobre la importancia del aprendizaje que, como hace tiempo que no se enseña en las escuelas, no me resisto a recoger aquí: "El león, la zorra y el asno formaron una sociedad para cazar. Al final del día, el león pidió al asno que repartiera el botín y, obediente, éste hizo tres partes iguales. Indignado, el león se abalanzó sobre el asno y lo devoró. A continuación, el león solicitó de la zorra que repartiera entre ambos. La zorra hizo un montón con prácticamente toda la caza, dejando solamente unos despojos para el otro, e invitó al león a que escogiera el que más le gustase. El león, encantado, escogió el mayor y le preguntó a la zorra quién le había enseñado a repartir de forma tan acertada: El asno, señor, dijo la zorra".

Esperanza Aguirre, José María Aznar, Beatriz Navarro

Entre las historias de éxito y claves para lograrlo que se contaron en el auditorio de la Mutua Madrileña el 8 de febrero de 2012, no faltaron momentos de humor, tanto voluntarios como inconscientes.

Uno de los mejores momentos, casi al inicio del acto, lo protagonizó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, al citar, en su disertación, dos ejemplos empresariales que más bien parecieron una mención publicitaria, pues se trataba, -junto a la empresa del cátering ofrecido por el monofacético Arturo Fernández, presidente de la Confederación Empresarial de Madrid-, de quienes habían contribuido a la formación de las colas de las pausas gastronómicas: La cerveza La Cibeles "convertida en algo exclusivo" y la "pequeña taberna fundada en 1873, que ahora da empleo a más de 300 personas y tiene más de 20 establecimientos, Viena Capellanes".

En la clausura, el ex-Presidente de Gobierno José María Aznar, aupándose sobre el error de su antecesor en el discurso, el panegirista Arturo Fernández, que se había referido -leyendo sus cuartillas- al ex-presidente de Colombia, Alvaro Uribe, como si estuviera presente en esta parte ("me han dicho que iba a estar, pero ahora veo que no está"), contó, como si se tratara de un hecho real, uno de los chascarrillos con los que se pretendía vituperar la cortedad intelectual de otro ex-Presidente, Leónidas Breznev, "incapaz de improvisar más de dos palabras seguidas".

Aznar arrancó risas, y hasta aplausos, al recordar a Breznev leyendo sus cuartillas con ocasión de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Moscú, y leer como "o-o-o-o-o" los cinco aros olímpicos de la primera cuartilla que le habían preparado, antes de las menciones protocolarias.

Sonrisas también surgieron del auditorio cuando Campo Vidal presentó el cálculo derivado de la exagerada (cabe suponer) mención de la Directora General de Starcbuks en España, Beatriz Navarro, a la recompensa de 50 céntimos por taza servida que se le había concedido al empleado que había inventado el frapuchino. Utilizando los datos que ella misma acababa de dar, y suponiendo que el 10% de los cafés servidos en las 17.000 tiendas de la compañía eran frapuchinos, llegaba a la cifra de 10 millones de dólares/día ingresados por el feliz copista, sin omitir la referencia a que los italianos, como inventores del modelo base, el prestigioso capuccino, podrían reclamar "derechos de autor" y salvar así, probablemente, la crisis italiana.

Alejandro Zunzunegui, Paloma Cabello, Jordi Robert-Ribes, Percival Manglano

Mi interés en asistir a la Jornada "Emprender y crecer en tiempos difíciles" no estaba movido por escuchar a los ponentes a los que conocía -casi todos son habituales de este tipo de eventos, y su discurso resulta más o menos conocido-, sino en atender a las propuestas de los inéditos.

En especial, me interesaba atender a la relación de "Oportunidades de negocio" que pudieran ofrecerse en la única mesa redonda prevista en el Congreso, y que moderaría Campo Vidal, y participar en el debate si fuera el caso.

Pero se trató de una presentación similar a las anteriores del día, siendo tal vez la única diferencia formal que fueron más cortas, salvo la de Alejandro Zunzunegui, socio de Montes y Asociados, que nos habló de las hormigas y de los ángeles.

"Emprendedores y hormigas tenemos mucho en común", anunció, antes de presentar varias opciones de definición para los business angels, desde la versión 1.0 hasta la 3.0, para llegar a la versión libre que lamento no haber entendido. Sí creí entender que la principal afinidad entre emprendedores y hormigas es que, cuando vemos uno de esos trabajadores animalitos carreteando afanosamente una hoja en el bosque, son muchos -el propio Zunzunegui, por lo que confesó, entre ellos- los que tienen el deseo irrefrenable de aplastarlo con el pie.

Me quedo, ya que no con oportunidades claras para emprender, con la idea de que "hay dinero; solo está complicado que te lo den" y que, como decía a su hija el genial emprendedor, que tanto nos hace reír todavía, Charles Chaplin, a su hija -supongo que la admirada Geraldine- "lo que importa no es el talento, porque hay mucho; lo importante es trabajar", que seguro que es punto de coincidencia en el anhelo de, por lo menos, más de 5 millones de personas en España en febrero de 2012.

 

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies