•   
  •   

Patrimonia: II Foro de gestión integral del Patrimonio Familiar - Artículo

Reseña de la segunda edición de este Foro organizado por Inversión & Finanzas y la Fundación Numa –como socio académico-, con la colaboración de CEIM, la Cámara de Comercio de Madrid, ADEFAM, la Universidad de Chicago Booth School of Business y el IEB, entre otros, en el que se ofreció una visión innovadora, realista y global sobre los retos a los que se enfrentan las empresas familiares.

Jose Ramón Sanz, presidente de la Fundación Numa, abrió la jornada con su ponencia “Continuidad y sucesión: objetivos y retos”  afirmando que “todo país que no defiende sus empresas familiares no tiene futuro”. A continuación, cuestionó el mito asociado al antiguo refrán “padre bodeguero, hijo millonario, nieto pordiosero” con estadísticas que muestran que:

La mayoría de las familias empresarias consigue su sueño de perdurar a través de generaciones.

Las empresas familiares son el soporte de la economía nacional, son más rentables y productivas y más responsables socialmente que las no familiares.

En épocas de crisis, las empresas familiares tienen un mayor compromiso con el empleo.

La familia empresaria funda y gestiona su proyecto empresarial y familiar con vocación de continuidad y visión a largo plazo, puesto que busca satisfacer las necesidades de, al menos, tres generaciones familiares. Por lo tanto, aseguró el presidente de la Fundación Numa, “es la familia la que inspira la estrategia a largo plazo y las decisiones empresariales con el propósito de crear riqueza a través de generaciones”. 

Más tarde, compartió la visión innovadora del patrimonio familiar de la Fundación Numa que, aseguró, “es mucho más que el conjunto de bienes materiales del empresario familiar”, y lo definió como la suma del:

Capital familiar.

Los activos empresariales y financieros individuales.

Los activos empresariales y financieros compartidos.




Sanz destacó que, por ser el motor de sus actividades empresariales, es en el capital familiar donde radica la verdadera riqueza de las familias.

A continuación, recalcó que, si no se preocupa de todos estos activos y capitales, la familia empresaria no podrá definir ni implementar una estrategia global de creación de riqueza y de gestión de riesgos, ni realizar una gestión integral del patrimonio, lo que pondría en peligro la continuidad del proyecto empresarial y el patrimonio familiar.

Para la Fundación Numa, indicó su presidente, “la continuidad es la expresión del propósito, la vocación y la responsabilidad social de la familia empresaria frente a las generaciones venideras y a la sociedad” y “una tarea diaria del empresario durante toda su vida”. El plan de continuidad deberá dar respuesta, en cada momento, a cada una de estas cinco dimensiones:

1. Cohesión y cooperación multigeneracional. 

2. Liderazgo empresarial y familiar.

3. Transmisión del patrimonio y control del holding familiar.

4. Sostenibilidad de las actividades empresariales. 

5. Conservación del patrimonio financiero familiar. 

Además, el entorno global complejo, cambiante e impredecible, condicionará las dinámicas de la familia y el negocio, y el reto será gestionar dichas dinámicas y sus interrelaciones. Destacó, a su vez, que el riesgo sistémico no se puede eliminar, pero que “los empresarios podemos prepararnos”. Para elaborar una gestión de riesgos prudente y eficaz abogó por:

Definir una estrategia patrimonial global a partir de un mapa completo de riesgos.

Establecer estrategias de protección patrimonial comunes.

Seguir una política de endeudamiento.

Sanz finalizó su ponencia con un mensaje para los empresarios, sea cual sea la situación de su negocio o familia: cambiar la soberbia -que conlleva falta de prevención de riesgos- por la humildad, que invita a la acción.  

La jornada prosiguió con una mesa-debate sobre la “Creación de valor en la empresa familiar”. José María Camarero (Colpinsa), fue el moderador, y participaron en él Raúl Gallego (Andbank), Miguel Ángel Rivero (Confederación de Empresarios Autónomos de Madrid) y Carlos Fernández (Grant Thornton). 

Los principales mensajes que se mencionaron fueron: 

En España el 80% de la financiación de las empresas familiares se realiza  a través de los bancos y en las PYMES el porcentaje asciende al 90%.

Hay que revisar las condiciones en las que se conceden los créditos porque el precio de acceso al crédito de las PYMES es diferente al del de las multinacionales.

El mercado de capitales ofrece la posibilidad de que las empresas familiares no se vean constreñidas a las restricciones sobre el crédito que dicta el sector bancario.

Es necesario contar con asesores externos independientes desde el inicio de los negocios para poder gestionar de forma eficiente las dimensiones fiscales, empresariales y financieras de las empresas familiares.

También se recalcó la necesidad de que las empresas familiares sigan innovando de forma continuada para poder no solo crecer sino sobrevivir. 

Miguel Ángel Rivero aseguró que “sin innovación te mueres”.

En España cada vez hay más empresarios que están llevando a cabo proyectos de innovación de forma individual o en pequeños grupos.

Algunos innovan de forma intuitiva, transformando y añadiendo valor a lo largo del tiempo a sus negocios de forma exponencial.

Las segundas generaciones están dando bastante impulso a la innovación y están accediendo a nuevos mercados.

La segunda mesa-debate trató del “Nuevo contexto legal y fiscal de las empresas familiares”. El moderador Rafael Rubio, de Inversión&Finanzas,  Fernando Estéver (Andbank), Enrique López de Ceballos (Ontier) y Eulalia Planes Corts, (Fluidra), plantearon los nuevos paradigmas legales y fiscales para las empresas familiares y señalaron que:

Es necesario que las empresas familiares tengan un marco de estabilidad fiscal y garantizar que la transmisión de las empresas a las siguientes generaciones sea neutral fiscalmente.

Muchas familias se ven obligadas a desinvertir para poder pagar el impuesto de patrimonio.

Es necesario realizar una buena planificación fiscal que, a la larga, es un dinero bien invertido. 

La jornada finalizó con la entrevista que Alejandro Ramírez,  (Inversión&Finanzas) realizó a María Cordón Muro (Philyra),  e Inés Juste, (Grupo Juste) sobre los “Valores en continuidad: las nuevas generaciones”. Ambas ejercen puestos de gran responsabilidad en sus respectivos negocios familiares. Para Cordón, los valores que han permanecido a lo largo de las generaciones son la vocación y entrega absoluta al trabajo y seguir formándose. Juste destacó la honestidad en los negocios y la confianza.


 © Fundación Numa 
 © Alegría Collantes y Beatriz Velasco
 © Know Square S.L. 



La Fundación Numa es una entidad familiar independiente y sin ánimo de lucro cuyo objetivo es aportar a las familias empresarias y sus colaboradores internos y externos (stakeholders), herramientas innovadoras que les ayuden a optimizar la gestión estratégica y operativa de su familia, de sus actividades empresariales e inversiones y de sus interrelaciones. 

La Fundación Numa no ofrece servicios de consultoría o asesoría familiar ni de gestión de patrimonios. Uno de sus mayores distintivos es su independencia. No obstante, sus conocimientos y medios están a disposición de todas las familias empresarias e instituciones que los demanden.





Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies