•   
  •   

Think Tanks: A la búsqueda de un win-win - Artículo

El 2016 ha comenzado con la desaparición de uno de los principales Think Tanks españoles, la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (FRIDE) que ha cerrado sus puertas, por falta de recursos económicos, después de más de 15 años de actividad. El Informe “Global Go To Think Tank Index” de 2014, posicionaba a FRIDE en el número 79 de los Think Tanks mundiales de un total de 150. Su desaparición pone de relieve la precariedad a la que están sujetos estos “laboratorios de ideas” en España. Pero ¿qué es realmente un Think Tank? ¿es su labor tan importante?

El término Think Tank, tiene su origen en la Segunda Guerra Mundial. En la jerga militar estadounidense, se llamaba “think tank” a los departamentos de los ministerios y de las agencias gubernamentales que investigaban sobre cuestiones bélicas y de políticas públicas que habría que llevar a cabo tras los enfrentamientos. Estaban formados por equipos de expertos en diversos campos (armamento, ciencia, economía, administración pública, relaciones internacionales, etc.) que trabajaban de forma secreta. Tras la guerra, algunos de estos organismos continuaron trabajando sobre temas de economía y políticas públicas, quedándose así con esta denominación.

Los primeros Think Tanks surgieron con el propósito de introducir los nuevos conocimientos de las ciencias sociales en la gestión de los asuntos públicos. Sus responsables creían que la aplicación de los métodos de análisis científico de la economía o de la sociología ayudaría a resolver los problemas que generaban la complejidad de la Administración pública, el desarrollo urbano, el aumento de la población o el crecimiento económico. Sin embargo, no son pocos los que les acusan, hoy en día, de estar condicionados políticamente y/o de estar subvencionados por grandes corporaciones, no siendo más que grupos de presión ocultos bajo estudios de laboriosa investigación. La realidad es que el rol que deben jugar los Think Tanks es la de permitir informar y conocer lo que está ocurriendo.

En un mundo cada más interconectado donde las realidades ya no son tan simples, todo importa, y donde todo tiene una repercusión. Por ello, la labor del Think Tank debe ser la de crear un lugar de encuentro, de pensamiento y de análisis que ayude a la mejora de las sociedades. Sin embargo, mientras que su papel en países como Estados Unidos, Canadá o Reino Unido aspira a ello, en España parece que su labor no está del todo definida.

A comienzos del 2014, la Fundación Ciudadanía y Valores elaboró una guía sobre el número total de Think Tanks en España, estableciendo que había alrededor de unos 60, sin embargo, el “Global Go To Think Tank Index” ya hablaba de unos 55 en total. Ahora lamentablemente habrá que contar con uno menos también-. A pesar del elevado número que existe en España, en comparación con otros países europeos como Dinamarca, Austria o Noruega, su peso a nivel mundial es muy relativo. Ya no sólo eso, sino que su peso y reconocimiento a nivel nacional es relativo también.

La población española en general desconoce su labor e incluso qué es lo que son -quizás la falta de una traducción del término refleja la falta de interés por introducirlo en la sociedad- pero  si se tiene en cuenta aquellos que sí que conocen de lo que se trata, los Think Tanks son acusados de falta de transparencia y neutralidad por su directa vinculación con la política. Quizás el causante directo de esta reflexión sea que  los Think Tanks españoles se encuentran en la sombra, sin aparente interacción con la sociedad. Esa aparente marginalidad y desconocimiento, lleva directamente también a la falta de apoyo y con ello de financiación, dificultando enormemente su aparición y mantenimiento. El problema no es la falta de investigadores, sino la falta de inyección de capital -prueba de ello la desaparición de FRIDE-. Quizás por ello, la existente necesidad de ciertos organismos de ceder parte de su neutralidad/objetividad a cambio de un sustento económico.

No ocurre lo mismo en  países anglosajones, donde su labor de investigación y de crítica es entendida como fundamental para el conjunto de la nación. Conciben que esos “laboratorios de ideas” favorecen el intercambio y el crecimiento del país. Para ellos, el pensamiento se hace colectivo, sus miembros se esfuerzan por hacer pública sus investigaciones, deseando garantizar el conocimiento y debate en la sociedad. Quizás eso es lo que debería aspirar la sociedad española, fomentar núcleos de conocimiento colectivo que informen a la sociedad sobre la labor internacional y la labor que juega a España en un mundo cada vez más global. De esa forma, se logra sociedades más avanzadas y más críticas consigo mismas. Por ello, debería de favorecerse la creación de más centros de este tipo.

Lo cierto es que a pesar de la falta de neutralidad de lo que se les acusa, los Think Tanks son focos centrales de investigación y de análisis por y para la sociedad. Se debe hacer un esfuerzo tanto por los gobiernos como por los propios Think Tanks de darse a conocer, de abrir sus puertas y de permitir conocer su labor.  La de interpretar un papel distante para con el resto, siendo espacios casi exclusivos, como se ha hecho hasta ahora,  no favorece ni a la sociedad ni a los propios centros, ya que crea una barrera que imposibilita la reflexión colectiva, donde todos pierden y nadie gana.  Un win-win sólo será posible, si se evita el desperdicio de conocimiento y se destina todo ese flujo de energía existente hacia un objetivo en común: el desarrollo de la sociedad, pero eso sólo se consigue con la participación de todos sus miembros, pero ¿existe ese interés? ¿será posible conseguirlo? El tiempo lo dirá, pero desde luego que no será nada fácil.

 

Para más información sobre el tema, consultar las siguientes fuentes:

 

“Pensando el mundo global. Think Tanks y políticas públicas”. CIDOB.

http://www.cidob.org/publicaciones/serie_de_publicacion/notes_internacionals/pensando_
el_mundo_global_think_tanks_y_politicas_publicas/(language)/esl-ES

“Análisis de redes en análisis de redes de think-tanks en Twitter”. Real Instituto Elcano. http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/web/rielcano_en/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/politicaexteriorespanola/wp1-2015-sanchez-pizarro-how-local-ideas-spread-in-english-network-analysis-think-tanks-on-twitter#.VhOc6_ntmkp

“La visión de tres representativos Think Tanks estadounidenses sobre la política exterior de Estados Unidos en Oriente Medio”. Instituto Español de Estudios Estratégicos. http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2015/DIEEEO111-2015_Think_Tanks_EEUU_OrienteMedio_LuciaFerreiroPrado.pdf

“El papel de los Think Tanks en la definición y aplicación de las políticas y estrategias de Defensa”. Instituto Español de Estudios Estratégicos. http://revista.ieee.es/index.php/ieee/article/download/88/82

“Global Go To Think Tank Index”. http://repository.upenn.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1008&context=think_tanks

 

Adjunto
0.0/5 rating (0 votes)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

  Acepto cookies / I accept cookies.
Directiva europea de cookies